Tarta de queso fría con confitura de arándanos

Tarta de queso fría con confitura de arándanos


Aprende a preparar una tarta de queso con confitura natural de arándano

Hoy vamos con un postre que no puede faltar, vamos a preparar una tarta de queso con Confitura Natural de arándano. Las dos claves de una buena tarta de queso son: conseguir una cremosidad ligera en el queso, y contar con una confitura de calidad, sabrosa y untuosa. 

No vamos a conformarnos con una gelatina dura ni con una confitura líquida o dulce en exceso que se parezca más a un sirope que a otra cosa. Para estas fiestas de Navidad vamos a contar con una tarta de queso estupenda y sencilla, que dará término a unas comidas y cenas muy especiales. 

Los arándanos tienen muchas propiedades beneficiosas para nosotros: son ideales para prevenir enfermedades cardiovasculares y las infecciones de orina, protegen ante infecciones de tipo digestivo y son ricos en vitamina C y antioxidantes. La confitura de arándanos es rica en carbohidratos, pero de los de digestión lenta, por lo que nos aporta energía a la hora de hacer ejercicio de forma más continuada que en el caso del pan u otros carbohidratos de digestión rápida, que no nos benefician tanto. La mermelada de arándanos es, además, rica en vitaminas, en minerales y fibra. 

La Confitura Natural de arándano de Helios está elaborada con 101 arándanos de la huerta de Andalucía y Asturias y hecha a base de arándano, azúcar de caña, zumo de limón, espesante y pectina (una fibra natural que encontramos en las plantas y en las pieles de las frutas que sirve de espesante natural).

Ingredientes para un molde de 20-22 cm:

  • 500 ml de nata

  • 50 gr. de mantequilla

  • 1 bote de Confitura Natural de arándano marca Helios

  • 500 gr. de queso Philadelphia

  • 4 cucharadas de azúcar blanco

  • 1 paquete de galletas Digestive o tipo María

  • 8,5 g de gelatina neutra

  • 100ml de agua

Preparación:

  1. Machacamos las galletas y las mezclamos con la mantequilla, una vez la hemos derretido en el microondas. Con la pasta resultante forramos el interior del molde que hayamos escogido para nuestra tarta de queso. Es importante presionar contra los lados y la base para que quede compacta.

  1. Vamos a precalentar el hornoa 200ºC. Cuando esté caliente poniendo calor por abajo y por arriba , horneamos 10 minutos la base de nuestra tarta. Después la sacamos del horno y la dejamos enfriar.

  1. Ahora, en un bol batimos el azúcar, el queso y la nata hasta que quede bien diluido. Calentamos el agua hasta que casi empiece a hervir, echamos la gelatina previamente remojada en agua fría durante 5 minutos y escurrida y removemos hasta que se disuelva. Una vez esté templada la añadimos a la crema de queso poco a poco mientras batimos.

  1. Sobre el molde que ahora está frío, vertemos la crema de queso obtenida e introducimos en la nevera dejando enfriar durante un día entero. 

  1. La Confitura Natural de arándano marca Helios tiene una consistencia ideal para ser utilizada tal cual sobre nuestra tarta como cobertura, porque guarda una densidad baja y melosa. 

  1. Sin embargo, podemos hacerla menos espesa echándola en un cazo, añadimos un poquito de agua y lo metemos en el microondas apenas unos segundos.

  1. Volcamos la mermelada sobre la tarta y esparcimos de forma uniforme por toda la superficie. Guardaremos la tarta en la nevera hasta el momento en que nos la vayamos a comer. 

Y así conseguimos nuestra tarta de queso con confitura natural de arándano lista para nuestros amigos o familiares. Una receta genial para iniciarnos en la repostería por sus ingredientes básicos y su sencillo proceso. ¡Ya lo habéis comprobado!